lunes, 17 de noviembre de 2014

PRIMERA PARTE DEL EPÍLOGO DE "LOS BESOS QUE NOS DIMOS"

Hola a todos.
He decidido añadirle un epílogo a mi fanfic Los besos que nos dimos. 
De este modo, veremos un poco más cómo Faith sigue saliendo adelante, a pesar del duro golpe sufrido tras la muerte de su esposo Philip. Y también veremos lo que le depara la vida a lady Olivia, la prima de Philip y amiga de Faith.
El epílogo está dividido en dos partes. Mañana, subiré la segunda y última parte.
¡Vamos a ver lo que pasa!

                                     Mi querida Faith:

                                    Ya puedo levantarme de la cama y dar pequeños paseos por el jardín. 
                                    Todo el mundo me dice que he cometido una auténtica locura. 
                                    ¡Y es verdad! Pero me volví loca cuando entendí lo que me ocurría. Que jamás podría tener un hijo. 
                                      He estado hablando con mi querido Benedict. Él me ha asegurado que puede vivir sin hijos. 
                                    Pero que no puede vivir sin mí. He imaginado cómo sería mi vida si estuviera en tu lugar. Si hubiese muerto Benedict. Creo que habría sido un Infierno. 
                                   Benedict no es partidario de la adopción. Me ha dicho que podemos ser los padres postizos de sus numerosos hermanos pequeños. Mi suegra siempre está embarazada. No será lo mismo criar a mis cuñados que criar a mis propios hijos. Pero pienso que podré ser mejor madre para ellos de lo que es mi suegra. 
                               Escríbeme pronto, Faith. Me gustaría salir a dar de nuevo largos paseos. Aunque no sé cómo me enfrentaré a la gente cuando salga a la calle tras haber estado a punto de cometer la mayor locura de mi vida. 
                              Mi madre me recuerda que soy una DeLacey. No debe de importarme nunca la opinión de los demás. Supongo que tiene razón. 
                              Cuídate mucho, mi querida Faith. 


                                  

                             Háblales a los Ogden de mí. 
                            Cuéntales que mi familia adoraba a Pip. 
                            Por una extraña carambola de la vida, Pip y yo nos convertimos en primos. Y fue el mejor. Siempre preocupado por los demás...
                             Háblales a los Ogden del amor que Pip te profesaba, querida Faith. Él fue muy feliz a tu lado. 
                             Eso les consolará. Cuida de tía Charlotte y de la abuela Lizzie. 
                             Tía Charlotte y la abuela Lizzie...He dicho bien. Lady Charlotte fue como una tía para mí. Y siempre he considerado a Lizzie como mi abuela. 
                             Yo rezaré por nuestra familia. Para que podamos seguir manteniéndonos a flote. 

1 comentario:

  1. Uy que lindo epilogo preciso para un buen relato . Te mando un beso

    ResponderEliminar